• Se ha afirmado que contar con más accesibilidad y materiales para la fabricación aditiva ha supuesto un gran avance que está transformando el proceso de fabricación. Este panorama promete mucho: diseños inspirados en la naturaleza basados en el análisis de elementos finitos (FEA) y capaces de crear componentes increíblemente complejos o incluso ensamblajes completos.

    ¿Qué es la fabricación aditiva?

     

    La fabricación aditiva o fabricación por adición, también conocido como impresión 3D, es un proceso de producción que consiste en crear objetos depositando capa a capa el material a partir de un modelo digital. Esta tecnología produce formas geométricas en 3D según las necesidades del fabricante o consumidor.

    A medida que evoluciona la fabricación aditiva y hay nuevos materiales disponibles, cada vez más empresas recurren a la impresión 3D. En 2020, este sector generó unos ingresos por valor de 12.000 millones de dólares  y se prevé que alcance los 78.000 millones de dólares en 2028. Desde luego, esta tecnología ha llegado para quedarse.

    Fabricación aditiva vs fabricación tradicional

     

    Cuando se empezó a desarrollar esta tecnología, sobre el 2008, la industria se movía entre la fabricación de prototipos y juguetes simples. Ahora, la fabricación aditiva se está desarrollando hacia la verdadera fabricación en serie.

    La mayoría saca partido a la impresión 3D como método de producción de herramientas, accesorios y otras ayudas de fabricación. La clave de esta técnica es su fabricación en poco tiempo, producción en masa y de una geometría compleja. Lo que hasta ahora se solía mecanizar con CNC y se ensamblaba junto con componentes estándar, ahora se pueden imprimir en 3D como una sola pieza, eliminando así los costes y el tiempo de ensamblaje. De esta forma, la fabricación aditivia te permite obtener piezas más rápido, sin generar desechos, a un coste menor, con una producción más sostenible y con cadenas de suministro más cortas y eficaces.

    Todavía hay ciertos fundamentos cruciales para el proceso de desarrollo en juego. Aunque el método para crear productos mediante fabricación aditiva es muy diferente, la calidad del diseño sigue siendo la clave.

     

    Diferentes formas de impresión 3D

    FDM (Modelado por deposición fundida)

    MJF (Inyección de material)

     

    Diseño para la fabricación aditiva

     

    El diseño de la fabricación aditiva requiere un enfoque nuevo para obtener piezas optimizadas que estén listas para la impresión 3D. Los errores en el proceso de diseño pueden poner fin rápidamente a cualquier pieza impresa en 3D. Las piezas grandes pueden tardar horas o incluso días en imprimirse, por lo que hay que asegurarse de no desperdiciar tiempo.

    Utilizar las herramientas adecuadas es imprescindible a la hora de optimizar el diseño de piezas para la producción de impresión 3D. De este modo, para evitar problemas de fabricación adicionales, diseña con las herramientas que te proporciona SOLIDWORKS con la función Print3D. Estas son algunas de las formas de ahorrar tiempo y  dinero:

    • Print3D preview: proporciona una biblioteca de miles de impresoras 3D para indicarte si las dimensiones de tu modelo son adecuadas a su producción.
    • 3D Threads: detecta los problemas tempranos como los problemas de grosor en huecos pequeños y paredes estrechas.
    • Print3D indica qué caras de un diseño pueden necesitar estructuras de apoyo y si éstas pueden dañar la funcionalidad o estética del modelo.
    • 3D Texture: crea y aplica texturas a tus modelos.
    • Formato 3MF optimizado para la impresión 3D que admite geometría, colores, materiales y mucho más.

    Si quieres saber más sobre las prácticas recomendadas para optimizar tus diseños de impresión 3D, descargue el artículo destacado.

    Share This