Las herramientas digitales nos hacen la vida diaria más fácil. Vivimos rodeados de tecnología y nos hacemos servir de ella para realizar nuestras tareas cotidianas de una forma más simple: organizamos nuestras actividades en el calendario compartido, trabajamos en común sobre un documento alojado en la nube, desarrollamos reuniones a través de videoconferencia, e incluso, muchos han trasladado la oficina a su propio hogar.

La actual crisis ha puesto encima de la mesa la importancia de la digitalización, la Industria 4.0 ya es un hecho. Los Fondos de Recuperación de la Unión Europea tienen como destino principal la sostenibilidad medioambiental y la adaptación de las empresas al nuevo paradigma.

Es el momento de apostar por la innovación y así ganar competitividad

La realidad virtual ya no es exclusiva del sector de los videojuegos, sino que también es uno de los pilares de esta nueva Industria 4.0. Grandes empresas como Facebook, Apple o Microsoft vaticinan un futuro en el que teletrabajaremos y nos teletransportaremos gracias a herramientas de realidad virtual. De esta forma, no sólo eliminaremos desplazamientos personales, sino que será mejor para el medioambiente y para la sociedad en general.

Herramientas como Aurora VR, el software de inspección y validación en realidad virtual de diseños CAD 3D, proporcionan a la industria nuevos instrumentos con los que derribar las barreras tanto físicas como digitales.

Pongamos como ejemplo la industria automovilística, el proceso de diseño de una máquina de producción en línea en el que eliminemos la necesidad de cualquier prototipo físico.

Gracias a Aurora VR, cualquiera puede ser capaz de inspeccionar, valorar, medir, seccionar, separar piezas, entrar dentro de ellas, tomar notas, crear puntos de luz, aplicar diferentes materiales y colores, etc. de manera automática, digital y sin gastar un euro en prototipos.

Además, Aurora VR es compatible con los principales dispositivos de VR del mercado como HP Reverb G2, HTC Vive, Oculus Quest…

Si al uso de la realidad virtual, sumamos otros dispositivos como escáneres, podemos ver las dimensiones exactas del lugar de la instalación e, incluso, crear un entorno totalmente realista para así comprobar cómo será el resultado final.

Se dota a los proyectos de mayor flexibilidad y agilidad, es más fácil adaptar las máquinas al entorno, por lo que el tiempo de implantación se reduce.

Ni que decir tiene que presentar al cliente la futura máquina en un entorno real, ya sea gracias a la realidad virtual o incluso con realidad aumentada, incrementa su confianza y disminuye los desplazamientos físicos.

Una vez aprobado el proyecto de una manera mucho más rápida y efectiva que con los procesos convencionales, llega el momento del montaje. Nos olvidamos de los clásicos planos en papel, las instrucciones de ensamblado de las piezas en realidad virtual facilitan enormemente a los operarios las tareas de puesta en marcha de las máquinas de la cadena.

Los expertos indican que, es muy probable que, en el futuro no utilicemos dispositivos como los actuales cascos de realidad virtual, sino más bien gafas de realidad aumentada con el aspecto de gafas normales, pero que permitirán superponer información digital sobre el mundo real. Algo similar a lo que en su momento intentó Google con sus Google Glass.

Es un hecho que la realidad virtual ya no es solo cosa de gamers. Es más, es posible que la inmediata revolución de la realidad virtual y aumentada no se vea impulsada por los juegos, sino por el ámbito industrial y profesional.

Aurora VR

Si estás interesado en conocer las posibilidades de este software de inspección y validación en realidad virtual que permite analizar y manipular modelos 3D de forma inmersiva, ponte en contacto con nosotros.

Share This