fbpx

El software de gestión de datos de producto SOLIDWORKS PDM no solo es una herramienta potente, sino que también es altamente personalizable, y por eso los usuarios pueden pasar por alto algunas de sus funciones y secretos. Ya dispongas de PDM Standard o de su hermano mayor, PDM Professional, los siguientes trucos que quizá no conozcas pueden sacarte de más de un apuro, potenciar aún más el rendimiento de la oficina técnica y en definitiva ahorrarte tiempo y trabajo.

Toma nota: ¡a ver cuántos conocías ya!
1. Utiliza el menú contextual desde las pestañas «Contiene», «Dónde se utiliza» y «LDM»

Vale, seguramente conozcas esta funcionalidad, pero es probable que no estés sacándole todo el partido que podrías. ¿Cuántas veces has estado consultando la lista de materiales de un ensamblaje y has necesitado revisar, por ejemplo, la tarjeta de datos de un elemento de tu biblioteca, has acudido a su ubicación y has tenido que buscar de nuevo el ensamblaje original? No lo hagas «a la antigua». Mediante el menú contextual (es decir, pulsando el botón derecho del ratón) podrás «Examinar en una nueva ventana» ese componente sin perder de vista tu ubicación actual. ¿Lo quieres todavía más sencillo? En lugar de examinarla en otra ventana puedes abrir directamente la tarjeta de datos de la pieza desde el menú contextual haciendo clic en «Propiedades».

2. Configura la Vista de detalles en el Explorador de Windows

La vista de detalles muestra una serie de columnas con información como el estado de flujo de un archivo o si este está registrado o no, y hasta puede personalizarse para mostrar valores de las variables de los archivos. Siendo tan útil, es muy molesto que en algunos casos no se mantenga como predeterminada y tengamos que seleccionar esta vista de nuevo cada vez que abrimos nuestro almacén de PDM. Si es tu caso, haz lo siguiente: acude a la raíz de tu vista local del almacén de PDM. Comprueba que tengas seleccionada la vista de detalles. Haz clic en «Herramientas → Opciones de carpeta» y en la pestaña «Ver», haz clic en «Aplicar a las carpetas» y pulsa «Sí» en el mensaje emergente. De esta manera el cambio se realizará de manera permanente y para todos los subdirectorios del almacén.

3. Actualiza variables de manera masiva y en unos pocos clics

Fin del diseño. Nuestro proyecto está terminado y registramos todos los archivos en PDM. Se acabó. Pero no, un momento: recibimos un correo solicitándonos cambiar un pequeño dato, la referencia del fabricante, y afecta a todos los archivos. ¡Son cientos y cambiarlos uno a uno te llevará horas! ¿Te ha pasado alguna vez? Que no cunda el pánico. Seguramente conozcas las tarjetas de datos de carpeta, que te permiten añadir información a tus carpetas y propagar estos valores a los archivos que se crean dentro de ellas. Pues hay más: estas tarjetas también permiten actualizar los valores de archivos después de creados. Trae los archivos a modificar, selecciona la carpeta, haz clic en «Modificar → Actualizar → Valores en archivos» y un asistente te guiará para elegir qué variables actualizar y en qué archivos. Así de fácil.

Y un último truco: si la variable en cuestión no está en la tarjeta de carpeta para rellenarla y propagar ese valor a los archivos, tú o tu administrador de PDM podéis añadir esa variable a la tarjeta de manera temporal y eliminarla una vez hayas actualizado los datos.

4. Repara referencias como por arte de magia

¿Alguna vez has tenido que incorporar a PDM archivos externos que vienen con las referencias rotas? No hay problema. Agrégalos a PDM y utiliza el comando «Herramientas → Actualizar referencias». Un asistente te mostrará los pasos a seguir para indicarle a PDM qué piezas forman parte de qué ensamblajes. En muchos casos, de hecho, PDM realizará esta vinculación de manera automática, si por ejemplo los archivos se encuentran en el mismo directorio y tienen el nombre que corresponde a la referencia original.

5. Oculta o muestra campos de manera condicional

Este último truco es un poco más complejo, pero de mucha utilidad. ¿Por qué diseñar y mantener varias tarjetas de datos si podemos hacer la misma función con una sola? Por ejemplo: Imagina que tenemos un departamento encargado de diseñar piezas de plástico y otro departamento encargado de diseñar piezas de metal. Hay distintos tipos concretos de plástico y distintas aleaciones de metal que, en ambos casos, se informan en el campo Material, que consiste en una lista desplegable. No queremos mostrar los plásticos en la tarjeta de datos de una pieza diseñada por el departamento de metal, y viceversa.

Pues bien, en lugar de crear dos tarjetas, una con un campo desplegable que incluya los plásticos y otra igual pero que en su desplegable incluya los metales, vamos a utilizar la misma tarjeta de datos. Crearemos dos desplegables y los ocultaremos según a qué departamento pertenezca la pieza en cuestión. Para ello, desde el editor de tarjetas, seleccionando el desplegable en cuestión, por ejemplo, el de metales, podemos acceder a «Control → Lógica de control» y allí podremos indicar la acción (en este caso, «Ocultar») y la condición (en este caso, que el departamento sea el de plásticos). Repetimos la acción ocultando el desplegable de plásticos si el departamento es el de metales, y ya tenemos lista nuestra tarjeta de datos, que siempre mostrará la información correspondiente a su departamento.

Eso es todo… por esta vez. Quizá conocías ya alguna o todas estas funcionalidades. Si todo te ha resultado nuevo, seguro que sirve para aumentar tu productividad y facilitarte el trabajo con SOLIDWORKS PDM. En ambos casos, habrás podido intuir que hay muchos más atajos y posibilidades en el software de Gestión de Datos del Producto de la familia SOLIDWORKS. ¡No te pierdas nuestros próximos artículos!

Share This