Todavía existen muchos diseñadores que realizan todo su trabajo en herramientas CAD 2D. Pero… ¿por qué alguien se conforma con una representación en dos dimensiones cuando puede tener una versión virtual idéntica a su creación?

La tecnología para diseñar en 3D (con SOLIDWORKS) es asombrosa: probar y validar los diseños con herramientas de simulación, luego imprimirlos en 3D o fabricar directamente estos diseños.

¿Por qué todavía hay gente que recurre al diseño 2D?

Hay muchas razones por las que el CAD 2D sigue siendo tan prolífico. Muchos proyectos, incluidos concursos públicos, requieren entregables en 2D. Algunas industrias son más adecuadas para 2D que para 3D, como son la eléctrica o la gestión de instalaciones. No menos importante es el hecho de que muchas empresas perviven felices para siempre en su mundo bidimensional y no tienen deseos de cambiar. Las razones son variadas, y el formato de archivo elegido es DWG.

Es imposible vivir en el mundo CAD sin conocer uno de sus programas de diseño más icónicos que actualmente está cumpliendo su 40º aniversario. Sabemos que posee casi todas las comodidades que un programa CAD 2D podría tener, incluso podríamos argumentar que hay demasiadas. Sin embargo, un área con la que una buena parte de sus fanáticos no está de acuerdo es su precio.

Muchos de sus usuarios argumentan que su precio sigue subiendo mientras que la cantidad de funciones incorporadas en cada versión parece bajar. Atrás quedaron los días en los que podrías comprar directamente tu propia copia de este software, ya que ahora todo el mundo está obligado a un modelo de suscripción. Es más, aquellas empresas que han disfrutado de los beneficios de las licencias en red, también están cerca de dejar de hacerlo.

No es de extrañar que muchos usuarios con contenido previo estén buscando una alternativa a su querido CAD 2D. Pero, ¿quién quiere aprender una herramienta totalmente nueva después de todo el valioso tiempo y esfuerzo invertidos en dominar el antiguo software? ¿Quién quiere deshacerse de sus codiciadas personalizaciones y programación sólo para comenzar de nuevo con otro producto? ¿Quién quiere lidiar con una posible incompatibilidad de símbolos de archivos y bibliotecas? ¡Nadie!

Aquí aparece DraftSight al rescate. DraftSight habla su idioma y se siente como este conocido CAD (sin serlo), por lo que la curva de aprendizaje es mínima. Respeta todo el tiempo y esfuerzo invertido en las rutinas de personalización y programación, lo que facilita su transferencia. Y sus DWG se llevarán espléndidamente con los DWG de DraftSight. De hecho, DraftSight guarda muchos más formatos de archivos.

DraftSight reconoce la mayoría de los comandos de tu otro CAD. Simplemente escríbelo en la línea de comandos y automáticamente ejecutarán el comando DraftSight correspondiente. Además, tiene una API robusta y es compatible con LISP, por lo que no necesitas preocuparte por todo el tiempo que has pasado alineando tus paréntesis. El equipo de DraftSight agrega constantemente nuevas funciones con cada lanzamiento, sin cambiar los precios.

Si quieres comprar una licencia perpetua de DraftSight, no hay problema. Si prefieres una licencia en red, perfectamente.

¿Desearías esto sólo por una parte de lo que cuesta tu actual CAD? Todo esto puede ser tuyo con DraftSight.

Millones de personas ya se han cambiado a DraftSight en todo tipo de industrias. No es un producto efímero que pueda desaparecer de la noche a la mañana. Es una solución seria CAD 2D que está arrasando en el mercado, de la mano de Dassault Systèmes, impulsora del potente SOLIDWORKS, entre otros.

Y aunque vivamos en un mundo en 3D, hay muchos que todavía prosperan en 2D. Podrás hacerlo en el que tú prefieras, pero no gastes dinero extra.

Share This